Confía en ti.

Confía en ti misma, en tus instintos y en tu camino sin importar los errores que hayas cometido. Es más, esos que crees errores son en realidad lecciones que te ha dado la vida.


Recuerda que estas creciendo y cambiando diariamente, por lo tanto, es tu deber seguir viviendo la vida plenamente sin dejar que el temor te corte tus alas.


Perdónate y Confía en ti misma. Confía en tu propia evolución de carácter. No necesitas un libro de reglas para mantenerte en línea. Lo que necesitas es mirarte al espejo y admirar a esa persona que eres hoy. Entender que tienes el potencial de seguir creciendo. Necesitas mirarte al espejo y decir "confío en mí, sé que sabré hacer lo que es correcto para mí. No importa lo que suceda, yo sabré cuidar de mi misma, sabré levantarme, sabré como seguir adelante, así sea con pequeños pasos".


Te invito a que dejes de mirar con un microscopio los errores del pasado y a que te aferres al presente. Abre tu mente a todo lo positivo y enfócate en las lecciones que el hoy y el mañana te pueden dar. Concédete el permiso de continuar explorando y construyendo vivencias tal cual como lo hacen los niños, sin temor a fallar y sin vergüenza por caerse.

Foto de Leidy Anderson

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo