¿Cuantas veces tú misma te has degradado, desanimado y desvalorizado?

Tú misma puedes ser tu peor enemiga. No dejes que eso te pase, conviértete en tu más valiosa fan, ámate, acéptate y respétate.


3 visualizaciones0 comentarios