LISTA DE HÀBITOS DIARIOS PARA MEJORAR TU SALUD FÌSICA Y MENTAL

Es sorprendente como pequeños cambios en tus hábitos diarios puede mejorar tu salud física y metal dramáticamente. Intentar cambiar tu estilo de vida drásticamente es muy difícil, pero una estrategia más efectiva es enfocarse en hacer cambios pequeños y sutiles. La clave es mantener estos cambios y ser paciente, pues en muchas ocasiones no veras los beneficios de la noche a la mañana. A continuación, encontraras una lista de hábitos que puedes cambiar o construir. Mucho ánimo y recuerda: eres única y tu camino es diferente al de todas y todos los demás. Busca lo que funciona para ti. 1. Muévete, así de sencillo. No importa mucho lo que hagas, lo importante es que te muevas constantemente. Puedes hacer ejercicio o simplemente caminar mientras organizas tu casa. Si tu trabajo requiere que estés sentada todo el día, párate cada 40 minutos o cada hora de ser posible. 2. Reduce o elimina las bebidas azucaradas tales como las sodas o gaseosas y los jugos. Así es, es mucho mejor comerse una fruta que tomarse un jugo, especialmente si este es procesado o endulzado. Evita comprar este tipo de bebidas, para que no tengas esa tentación al alcance de la mano. Podrías limitarte a tomar este tipo de bebidas solo en ocasiones especiales o en los fines de semana, pero de manera controlada (no más de dos bebidas por ocasión) 3. Toma más agua, podrías ponerte la meta de tomar como mínimo ocho vasos de agua: uno apenas te levantes, seis durante el día, y uno antes de acostarte. 4. Limpia tu casa de comida chatarra, si no tienes este tipo de comida en casa, te será más fácil tener una dieta sana. 5. Cuando quieras comerte una galleta o algo dulce comete una fruta. Es preferible comer frutas que contienen menos azúcar, tal como las fresas, manzanas, peras y duraznos semi maduros. 6. Mejora la calidad de tu sueño, cultivando hábitos sanos tales como estos: • Cena como mínimo dos horas antes de irte a dormir. Tu cena debería ser liviana, pequeña y fácil de digerir. Esto te dará tiempo para digerir tu comida y te ayudará a evitar problemas con reflujo ácido. • Apaga el televisor, tu computador, celular y tableta como mínimo una hora antes de acortarte. • Establece un horario fijo para dormir, asegurándote de obtener como mínimo siete a ocho horas diarias. • Oscurece tu habitación lo más que puedas, entre más obscura mejor. • De ser posible disminuye la temperatura en tu habitación, según estudios, una temperatura de 68 grados Fahrenheit (20 grados centígrados) es ideal para promover la calidad de tu sueño. • Tomate un baño antes de dormir, esto te ayudará a relajarte. • Estírate de tres a cinco minutos antes de dormir. • Usa ropa cómoda y limpia antes de dormir, o de ser posible, duerme sin ropa. Anímate a incorporar algunos de estos hábitos en tu rutina diaria ya verás que, a largo plazo, ellos te ayudaran a mejorar tu salud. Sé que te puede sorprender notar que muchos de estos hábitos son sencillos y que no cuestan mucho dinero, pero la verdad es que la naturaleza nos ha dado todo lo que necesitamos para estar bien de manera integral, pero lamentablemente mucha gente se está lucrando de nuestra necesidad de sentirnos y vernos bien. Aunque estos hábitos no son mágicos, si son efectivos mientras tengas la paciencia de esperar por los resultados. Hasta la próxima y recuerda ¡acéptate, amate y cuídate! Solo así serás la mejor versión de ti.

Foto de Toa Heftiba en Unsplash


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo