¿Por qué debemos tener cuidado con lo que consumimos? Ten en cuenta algunos consejos:

Ya sabemos que debemos de tener cuidado con lo que consumimos. ¿Pero sabemos el por qué? El buen comer genera salud y vitalidad.


Visualiza lo maravilloso que sería poder crecer y envejecer con dignidad sin sufrir de tantos dolores y molestias físicas y mentales.


Muchos estudios científicos demuestran que cuando te alimentas sanamente tu estado de ánimo y tu salud física mejoran dramáticamente sin importar tu edad biológica.


¿Qué puedes hacer para alimentarte sanamente?


1. Cambia tu relación con la comida: Bendícela, admírala, consúmela con conciencia.

Evita comer al frente de la televisión y de ser posible disfruta de la compañía de alguien agradable mientras comes.

• Habla de temas agradables mientras comes. Si estas comiendo sola, piensa en temas agradables y positivos.

Bloquea tu calendario para poder comer y de ser posible trata de comer a la misma hora todos los días.

Enfócate en la calidad de tus alimentos y no en la cantidad.

Toma agua con tus comidas.


2. Evita o limita el consumo de comidas procesadas, azúcar y cafeína.

Si no puedes o quieres dejar el consumo del azúcar, simplemente disminúyelo teniendo en cuenta que no debes consumir más de 6 cucharaditas de azúcar al día. Ten presente que hay muchos alimentos procesados que ya traen azúcar. También considera el contenido de azúcar en las frutas que consumes.

El consumo de cafeína en moderación puede ser beneficioso. Solo te recomiendo que tomes una o dos tasitas de café diarias y que solo tomes café después de que hayas desayunado. Deja de tomar café como mínimo seis horas antes de irte a dormir. Recuerda, el té verde y el té negro también contienen cafeína.


3. Consume alimentos reales y frescos. Entre más frutas y vegetales incluyas en tu alimentación diaria, mejor te sentirás.

Las frutas son mejores si las consumes frescas. Evita los jugos de frutas ya que contienen mucha azúcar (así no los endulces).

La mayoría de verduras son mejores si las consumes sin cocinarlas o cocinadas levemente. Tus mejores aliados son la coliflor, el brócoli, la espinaca y las zanahorias entre otras.

Recuerda consumir leguminosas tales como el garbanzo, las lentejas, las arvejas y los frijoles (es bueno variar entre los diferentes tipos de frijoles).


Es un mito que comer saludablemente cuesta mucho dinero. De hecho, el comer saludable y balanceadamente protegerá tu bolsillo a largo plazo, ya que el buen comer promueve la salud disminuyendo tus visitas futuras al médico, al igual que el consumo de medicamentos costosos. Por otra parte, te puedo decir por experiencia propia, comer excesivamente afecta el bolsillo (calcula cuánto te gastas en lo que consumes picando aquí y picando allá).


En este mundo moderno nos hemos enseñado a comer en exceso cuando lo ideal es consumir tus alimentos proporcionalmente con tu cuerpo, tu nivel de actividad física y tu edad biológica.

Photo by Pablo Merchán Montes on Unsplash

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo