¿Sabías que tu piel necesita exponerse al sol para transformar el colesterol en vitamina D?

Lo más recomendable es tomar el sol al medio día y por quince minuticos, tres veces por semana si tienes piel clara. Si tienes piel obscura, debes exponerte al sol por unos minuticos más cada día y/o más días por semana, ya que la melanina en tu piel actúa como un bloqueador solar natural.


Si tu piel es sensible, lo recomendable es que trates de exponerte al sol diez minutos y ver cómo reacciona tu piel. Después puedes incrementar los minutos que tomas el sol poco a poco. Eso sí, no es recomendable que tomes más de treinta minutos cada día.

Sin importar tu tipo de piel o color de piel, es recomendable que cuando tomes el sol, cubras tu cabeza y rostro para protegerlos y mantenerlos saludables. El resto de tu cuerpo puede producir la cantidad que necesitas de vitamina D, sin sacrificar tu cabello y tu cara.


Si vives muy lejos de la línea ecuatorial, tendrás que exponerte al sol más para poder producir niveles saludables de vitamina D. Sin importar en donde vivas, es importante tomar un suplemento de vitamina D, tal como el aceite de hígado de bacalao. También puedes optar por incluir en tu dieta alimentos ricos en vitamina D tales como la yema de huevo, el Salmon, el hígado de vaca, el atún y las sardinas entre otros alimentos.


La vitamina D es clave para combatir la depresión. Además, esta maravillosa vitamina te ayuda a absorber calcio, promueve la salud del sistema inmunológico y te ayuda a proteger la salud de tus huesos, tus músculos y tu corazón.


Así que ¡a tomar el sol sin excederse!


PD: No se vale hacer trampa, el sol detrás de una ventana no funciona, tienes que tomar el sol directamente, así como la naturaleza lo diseño.

Photo by Hassan Pasha on Unsplash

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Moverte constantemente es muy importante para tu bienestar integral. Me imagino que ya has escuchado lo importante que es ejercitarte, pero yo quiero contarte que, aunque hacer ejercicio físico genera