La persona que te ama no te agrede, no te violenta, ni te llena de miedo.

De acuerdo con un reporte realizado en el 2018, por la Asociación Mundial de la Salud, una de cada tres mujeres a nivel mundial es víctima de algún tipo de violencia, en algún momento de su vida. Lo más triste es que esta violencia es usualmente generada por la pareja sentimental (violencia domestica) y puede incluir violencia física (golpes), verbal y/o sexual.


A nivel mundial, las mujeres de 15 a 49 años corresponden al grupo más afectado por la violencia física y sexual, la cual afecta negativamente la salud física, mental, sexual y reproductiva de la mujer.


Enfocándonos en la violencia doméstica, ¿Sabías que la mejor manera de detenerla y prevenirla, es rompiendo el silencio y aprendiendo a reconocerla?


Estas son algunas señales de que alguien es víctima de violencia doméstica:


1. Demuestra temor constantemente de hacer enojar a su pareja.

2. Su pareja es extremadamente celosa y/o posesiva.

3. Se aísla dejando de pasar tiempo con sus familiares o amigos y siempre sacando excusas para evitar socializar.

4. Su pareja presenta comportamiento inapropiado y la víctima constantemente siente la necesidad de explicar y pedir disculpas por dicho comportamiento.

5. Su pareja la insulta sutilmente, la menosprecia (así sea en broma) o maltrata verbalmente delante de otras personas.

6. Constantemente aparece con marcas extrañas y morados en su cuerpo.

7. Demuestra cambios repentinos de personalidad, o incluso cambia dramáticamente su forma de vestir y actuar.


¿Cómo puedes ayudar a las víctimas?


1. Escucha con atención. Si alguien mayor de edad, te cuenta que ha sufrido o está sufriendo de abuso sexual, violencia física, o violencia doméstica, escucha atentamente. Es importante que le dejes saber que no está sola y que no es culpable del abuso. Explícale que hay servicios y grupos locales que le pueden ayudar, pero respeta su decisión así sea la de no buscar ayuda. Si la persona es menor de edad debes actuar con precaución y denunciar el caso como mínimo a dos entidades con autoridad.


2. Si tú eres la víctima de abuso, trata de no alejarte de los demás. Si conoces a alguien que sea víctima de abuso, trata de pasar tiempo con esta persona, pues participar en actividades por fuera de la relación abusiva y pasar tiempo con familiares y amigos es clave para eventualmente desprenderse o liberarse de esa relación.


3. Recuerda, no puedes rescatar a nadie quien no quiera/acepte ser rescatada. Ni nadie te puede rescatar si tu no quieres/aceptas ser rescatada. Lo más importante es tener en cuenta que el proceso de liberarse de una relación abusiva puede ser largo y que contar con apoyo y entendimiento es extremadamente importante para lograrlo.


No juzgues a nadie que aún no esté lista para dar ese paso.


Importante: si crees que conoces a alguien que es víctima de violencia doméstica, o si tu estas experimentando violencia doméstica aquí en los Estados Unidos, llama a la línea de ayuda nacional al 1-800-799-7233. Todas las llamadas son gratuitas y confidenciales. Esta línea está disponible siempre, sin importar la hora o el día. Ellos ofrecen ayuda y guía en español y en otros 169 idiomas.

Foto de Sinitta Leunen en Unsplash

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo