Mujer, brilla con tu propia luz. No permitas que nada ni nadie la opaque.

¿Cómo puedes fortalecer tu luz propia, para que no dejes de brillar?


1. Aprende de tu pasado, sin permitir que te llene de miedos y te corte las alas.


2. Reconoce que esta bien no tener todas las respuestas, ni tener todas las soluciones. Enfócate en fortalecer tu conexión con tu entorno y con las otras personas, eventualmente las respuestas y soluciones aparecerán.


3. Entiende que muchas heridas se curan con tiempo y espacio. Si alguien te lastima constantemente, es mejor que te alejes de esa persona. Con el tiempo, la costumbre de estar con esa persona se perderá y tus heridas sanarán.

Foto de Guilherme Stecanella en Unsplash

2 visualizaciones0 comentarios