top of page

Ninguna familia es perfecta.

Siempre nos vamos a encontrar con momentos difíciles, ratos desagradables, conflictos, diferencias, tristezas, etc., de igual manera, también nos encontraremos con momentos agradables y positivos que debemos disfrutar, ya que estos contribuyen al bienestar integral de cada miembro de la familia, independientemente de cómo sea la personalidad de cada uno de ellos, sus defectos o sus virtudes.


Las experiencias positivas y la comunicación asertiva son las que crean un ambiente seguro en el que puedes disfrutar del amor y la dedicación que se necesita para las relaciones interpersonales en la familia.


Además, los momentos agradables generan recuerdos positivos, los cuales son los encargados de crear esos sentimientos cálidos de apego y cariño por tu familia, un sentimiento que siempre te acompañará, sin importar la distancia ni el paso del tiempo.

Foto de Dylan Sauerwein en unsplash

10 visualizaciones0 comentarios
bottom of page