NUESTRAS PROPIAS ENEMIGAS

¿Has notado que muchas veces nos convertimos en nuestras propias enemigas?


¡Ya no más!


Desde hoy trátate a ti misma con delicadeza, con bondad, con amor. Corrige a esa voz en tu mente que habla mal de ti. Es cierto, tienes defectos. Pero esa no es razón para el maltrato propio. Además, por cada defecto que tienes, también tienes una cualidad.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo