¿Quieres sentirte realizada, pero no sabes que debes hacer?

Sigue estos tres pasos:


1. Entiende cuáles son tus prioridades en la vida.

Las prioridades pueden ser diferentes para cada persona. Por ejemplo, para una de tus vecinas una de sus prioridades puede ser tener una carrera exitosa, mientras que para la otra puede ser llevar una vida con muy pocas responsabilidades. Entonces, asegúrate de entender cuáles son tus prioridades.


2. Construye y mantén hábitos que apoyen a tus prioridades.

Por ejemplo, si defines que una de tus prioridades es gozar de buena salud, debes construir y mantener hábitos tales como alimentarte sanamente, dormir bien, mover tu cuerpo constantemente, tomar agua adecuadamente y exponerte al sol con regularidad entre otros hábitos.


3. Crea sistemas que te ayuden a mantener tus prioridades y hábitos vivos. La clave es facilitarte todos los hábitos positivos y hacerte difícil todos los hábitos negativos o que quieres eliminar.


En este ejemplo donde llevar una vida saludable es la prioridad, para crear hábitos positivos puedes crear una lista fija de ingredientes saludables que vas a comprar cada semana para preparar tus comidas. Adicionalmente podrías optar por crear rutinas tales como hacer unos minuticos de ejercicios cada hora, personalmente me gusta hacer 30 saltos y 15 sentadillas, o cinco minutos de abdominales de pie. Podrías también establecer un horario para socializar y porque no, socializar mientras haces una actividad que promueva tu salud. A mí me encanta hacer citas con mis amigas en el parque o el gimnasio, para poder hablar mientras caminamos o hacemos ejercicio.


Ten en cuenta que crear un hábito requiere trabajo y dedicación. Puede tomar hasta 9 meses construir un hábito. Si llenas tu día de hábitos que apoyan tus prioridades, todo lo que hagas le añadirá sentido a tu vida, resultando en que te sientas realizada y llena.

Foto de Darius Bashar en Unsplash

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo